Ámbitos del Conocimiento

Los “campos o ámbitos del conocimiento” privilegian un tipo de relación que se da a través de las preguntas y problemas por sobre las diversas formas de tratamiento disciplinar de los mismos. Con ellos, se busca estimular en el estudiante una capacidad inquisitiva y crítica, ya que las preguntas y problemas son abordados desde el punto de vista de grandes modos de pensamiento, a partir de los cuales se definen las estrategias para la determinación, especificación y análisis de relaciones.

Se apunta al enriquecimiento personal del estudiante a través de una mayor conciencia y valoración de diferentes campos de estudio y de un conocimiento más amplio de aspectos relevantes de las disciplinas fundamentales.

Los ámbitos del conocimiento son:

Su propósito es enfatizar la comprensión de los modos de razonamiento cuantitativo y de la construcción de modelos matemáticos para el conocimiento de la realidad física (desde el nivel atómico al nivel cósmico), así como para el análisis de determinadas manifestaciones de la realidad humana y social.
El descubrimiento de los caminos que utiliza la naturaleza para lograr sus fines, actúa como catalizador de nuevos conocimientos. Este desarrollo es transversal, toda especulación acerca de un fenómeno físico se transforma y eleva a teoría a través de un modelo matemático.
En forma simultánea, los descubrimientos ocurren por el desarrollo de la tecnología, que multiplica y profundiza el alcance de los sentidos del hombre.
Se profundiza en la comprensión de las cuestiones radicales del pensamiento, referidas a la estructura de la realidad, a los modos de apropiación de la misma, a la determinación de lo humano y a la contextura ética de su comportamiento como también a las formas reguladas de exposición, comunicación e intercambio de las opiniones, valoraciones y conocimientos.
En este ámbito, el propósito principal es la comprensión de las estructuras y procesos de relación y manipulación técnica de la realidad, así como de los modos en que éstos contribuyen a la configuración del conocimiento y de la acción y la producción humanas.
El énfasis de los cursos estará en el análisis y construcción de modos de comunicación, gestión y flujos de procesos para el modelamiento de sistemas complejos de la realidad física, psicológica y social, con el fin de lograr comprensiones que faciliten el cambio.
Se realza la comprensión de la realidad social y de la acción humana a través del análisis de los procesos de socialización y transformación de la persona, que permiten la configuración de una identidad grupal y social. Se intenta abordar también el estudio del carácter social de la vida humana en sus contextos históricos y el análisis de las estructuras y dinámicas subjetivas e intersubjetivas en que se verifica este carácter.
Explorar los fenómenos y procesos de la vida, los modos de observarlos y entenderlos, teorías que los sintetizan y la metodología que, en su conjunto, conducen a una percepción científica del mundo. Este mundo comprende las partículas más pequeñas y elementales: núcleos, átomos, genes y células; las más grandes: la tierra, el sistema solar, y el universo; y los seres vivos, incluyendo los seres humanos en el pasado y el presente.
Entre otros, se discutirán las estructuras que la biología impone al hombre en cuanto organismo material, y sus implicancias en el estudio de la mente y de la sociedad, incluyendo los abusos de los recurrentes determinismos biológicos; objetivos, métodos y criterios de la medicina, la enfermedad desde la biología molecular hasta la epidemiología.
Los procesos simbólicos por los cuales los individuos, grupos y comunidades humanas dan sentido a su mundo y su existencia.
Desarrollar en los estudiantes motivación, confianza en sí mismos y capacidades para influir en la acción de las comunidades en que ellos se desenvuelven. Es propuesto como un modo de pensamiento propio de la tradición política (en contraposición a la filosófica) o, dicho de otro modo, propio de la vida activa (en contraposición a la vida contemplativa).
Se enriquece personalmente al estudiante desarrollando aquellas competencias de pensamiento, discurso y toma de postura que lo hacen miembro efectivo de su comunidad, o en términos aristotélicos, desarrollando el ser político que debiera completar la formación de todos nosotros.
Los efectos que con lo anterior se busca son dos. Primero empoderamiento, ya que la capacidad de tener impacto en el actuar colectivo da a una persona más control sobre su propio destino. En seguida aprecio por una cultura de diálogo, puesto que tiene mayor compromiso con el diálogo quien en él se desempeña bien.